Residuos inertes: qué son y ejemplos

Ambar Plus > Blog > Residuos > Residuos inertes: qué son y ejemplos

Residuos inertes: qué son y ejemplos

¿Qué son los residuos inertes?

Los residuos inertes son aquellos que prácticamente no sufren transformaciones físicas, químicas o biológicas, se mantienen siempre en el mismo estado.

Cualquier residuo que no haya sido gestionado como indica la normativa supondrá un peligro para el medio ambiente. Como es el caso del plástico.

Según Servicio de Estudios del Parlamento Europeo los océanos contienen más de 150 millones de toneladas de plásticos en la actualidad, si continuamos así, sin reciclar y sin tomar medidas, con el ritmo acelerado de contaminación de los océanos, para el 2050 los ecosistemas marinos tendrán más plástico que peces, y aproximadamente el 99% de las aves marinas habrán ingerido plástico. En caso de sufrir algún cambio, es mínimo y no tiene efectos destacables en el entorno.

El Real Decreto 1481/2001, inicialmente enfocado a regular la eliminación de estos residuos, pero que añade también características a los residuos inertes, como el hecho de que tienen una emisión reducida de lixiviados, que son poco tóxicos y que no representan riesgo alguno para las aguas superficiales o subterráneas.

Tipos de residuos inertes: clasificación

La clasificación oficial nos permite encontrar de estos residuos inertes ejemplos muy claros. Está identificada en el Plan Nacional de Residuos de Construcción y Demolición (PNRCD) 2001-2006:

  • Arena, grava y otros áridos.
  • Asfálticos
  • Escombros.
  • Ladrillos, azulejos, tejas y otros cerámicos.
  • Metales.
  • Papel y cartón.
  • Piedra.
  • Plásticos.
  • Restos de hormigón.
  • Restos de madera.
  • Vidrio.
  • Yeso.

Ejemplos de residuos inertes y cómo gestionar este tipo de residuos

Esta clasificación nos permite organizar los diferentes ejemplos de residuos inertes existentes y, en base a su composición, podemos actuar de distinta forma.

Aquellos residuos inertes no aptos para el reciclaje deben ser gestionados según indica la normativa 7/2022 deben ser recogidos, clasificados y trasladados a residuos tras su análisis por una empresa especializada y autorizada para la gestión de residuos como es el caso de  Ambar..

En el caso de aquellos residuos aptos para el reciclaje ,deberán también ser recogidos y clasificados como indica la normativa, pero sin embargo en este caso serán enviados a planta final para su adecuado tratamiento y posterior reciclaje.

Los materiales pétreos como por ejemplo los residuos inertes de piedras, mármoles y similares, pueden ser reducidos lo suficiente para fabricar áridos, subsuelos de carretera y similares.

  • La ventaja de los metales es que mediante procesos de fusión pueden ayudar en la creación de nuevos metales.
  • Las maderas también son residuos inertes que pueden triturarse y fabricar con ellos todo tipo de tableros, andamios, palés, biomasa, etc.
  • Los restos de PVC, tan presentes en numerosos residuos inertes, se aprovechan para fabricar suelos de garajes o industriales, proteger cables o incluso pavimentos de carreteras.

En cualquier caso estos son solo algunos de los ejemplos de los beneficios del reciclaje, ya que los residuos inertes tienen muchas posibilidades y se podrá recuperar para un segundo uso, si previamente ha pasado por el adecuado proceso de reciclaje.

En Ambar, somos gestor autorizado de residuos, ayudamos a las empresas a reducir su impacto medioambiental y a cumplir con la normativa, realizando una correcta gestión de los residuos tanto de residuos peligrosos como no peligrosos como el papel y cartón. Si quieres recibir más información o que seamos tu gestor de residuos, ponte en contacto con nosotros.