Residuos biodegradables: qué son y ejemplos

Ambar Plus > Blog > Residuos >  Residuos biodegradables: qué son y ejemplos

 Residuos biodegradables: qué son y ejemplos

La gestión integral de residuos incluye también a los residuos biodegradables que, por la naturaleza de su composición, resultan de gran importancia en el ámbito del reciclaje y para el medio ambiente en general.

¿Qué son los residuos biodegradables o biorresiduos?

Los residuos biodegradables son también denominados “basura biodegradable” o “biorresiduos”. Se identifica como residuo biodegradable a todo aquél que puede descomponerse de forma natural en condiciones ambientales, ya sea a través de un organismo biológico o de un sistema natural, sin representar peligro para el entorno.

Tipos de residuos biodegradables: clasificación

Los residuos biodegradables pueden recibir distintos métodos de clasificación, pero por lo general se enmarcan en estas grandes categorías:

  • Residuos orgánicos de origen alimentario (incluyendo también de cocina, es decir, alimentos transformados).
  • Residuos vegetales, también identificados como “fracción vegetal”.

Por cuestiones relativas a la propia gestión de los residuos biodegradables, también se suele hacer esta clasificación:

  • Fracción orgánica, compuesta por restos alimentarios o fracción vegetal de pequeño tamaño.
  • Poda, compuesta por fracción vegetal procedente de jardinería y poda de gran tamaño y de tipo leñoso.

 Ejemplos de biorresiduos

Dentro de estas clasificaciones encontramos de residuos biodegradables ejemplos de todo tipo. Estos son algunos de los más conocidos:

  • Restos de hortalizas
  • Cáscaras
  • Granos
  • Restos de alimentos preparados
  • Restos de pasto
  • Ramas
  • Hojarasca
  • Residuos verdes de cultivos
  • Residuos de excretas animales
  • Restos de café
  • Residuos de preparación de plantas aromáticas
  • Líquidos biodegradables.
  • Papel y cartón
  • Algodón
  • Madera
  • Lana
  • Fibra de sisal
  • Productos elaborados con almidón
  • Productos elaborados con celulosa y acetato de celulosa
  • Productos a base de quitosano

Gestión de residuos biodegradables

Los residuos biodegradables pueden gestionarse de muchas maneras. El compostaje es el método más recomendable por su eficacia y beneficios en cuanto  resultados, ya que permite descomponer naturalmente estos desechos orgánicos y transformarlos en fertilizante.

Una alternativa a esta metodología es la digestión anaeróbica, también llamada biometanización, que consiste en descomponer los residuos orgánicos en ausencia de oxígeno, para obtener biogás que puede aprovecharse para generar calor y energía eléctrica.

El proceso de gestión de residuos biodegradables pasa por una recogida separada de cada tipología, su clasificación aún dentro de cada categoría y la aplicación práctica del tratamiento escogido.