Consejos prácticos para ahorrar energía en verano y mantener tu aire acondicionado a la temperatura adecuada

Ambar Plus > Blog > Buenas prácticas > Consejos prácticos para ahorrar energía en verano y mantener tu aire acondicionado a la temperatura adecuada

Consejos prácticos para ahorrar energía en verano y mantener tu aire acondicionado a la temperatura adecuada

El verano se acerca y con él llegan los días calurosos. Mantener tu hogar fresco sin disparar tu factura de electricidad es posible con algunos consejos prácticos para ahorrar energía. Además, ser conscientes del consumo energético es una forma efectiva de contribuir al cuidado del planeta. Aquí te compartimos algunas recomendaciones para utilizar el aire acondicionado de manera eficiente y otros tips para reducir tu consumo de energía.

Ajusta tu aire acondicionado a la temperatura adecuada

Para optimizar el uso del aire acondicionado y ahorrar energía, ajusta la temperatura entre 24-26 grados. Esta es la temperatura ideal para mantener tu hogar cómodo sin consumir energía en exceso. Recuerda que cada grado que reduzcas puede incrementar el consumo de energía en un 8%.

Mantenimiento del aire acondicionado:

  1. Limpia o cambia los filtros regularmente: Los filtros sucios obligan al aire acondicionado a trabajar más y consumir más energía. Cambia o limpia los filtros según las recomendaciones del fabricante.
  2. Revisa los conductos: Asegúrate de que los conductos de aire estén limpios y sin obstrucciones. Los conductos sucios o bloqueados pueden reducir la eficiencia del sistema.
  3. Realiza un mantenimiento anual: Un técnico profesional puede revisar y ajustar tu sistema de aire acondicionado para asegurar su funcionamiento óptimo.

Consejos adicionales para ahorrar energía en verano:

  1. Utiliza cortinas o persianas: Durante las horas más calurosas del día, cierra las cortinas o persianas para bloquear el calor del sol y mantener tu hogar más fresco.
  2. Iluminación eficiente: Cambia a bombillas LED que consumen menos energía y generan menos calor en comparación con las bombillas tradicionales.
  3. Desconecta aparatos electrónicos: Muchos dispositivos siguen consumiendo energía incluso en modo de espera. Desconéctalos cuando no los estés usando.

Cada pequeña acción cuenta cuando se trata de ahorrar energía y proteger el medio ambiente. Siguiendo estos consejos, no solo reducirás tu factura de electricidad, sino que también estarás contribuyendo a un futuro más sostenible.